Equipo
Colabora
Noticias
 
Proyecto 01: Etiopía
Proyecto 02: Guatemala
Proyecto 03: India  
 
Cuadernos de viaje
Etiopía
Guatemala
India
 

 
 

A propósito de nuestro primer proyecto.
De labores de intendencia y preparativos al valle del Omo.
De las primeras impresiones con los Surma.
De negociaciones y regateos, de los peligros que acechan, del Donga, de palos y Kalashnikov.
…Y de esas sonrisas infinitas de niños y mayores al recibir las fotos.

2008

 

Salimos el 20 de Agosto dirección Etiopía los miembros de la ONG cámara en ristre. Paquetes de papel e impresoras, bolsones de ropa y juguetes; pero sobre todo un montón de ilusión por el viaje, por el proyecto y por África.
Contactamos meses antes con Solomon nuestro enlace en Etiopía para preparar los temas de intendencia, desplazamientos, permisos varios, etc.


Durante tres días viajamos de Addis Abeba a Kibish pasando por Jima, Mizan Teferi, Dima,… al principio por carreteras plagadas de gente y después por pistas de tierra roja. Cruzamos ríos y montañas, selvas neblinosas, cafetales y maizales, poblados de barro y paja hasta llegar a las proximidades del Parque Nacional del Omo en su lado oeste.


Si la primera impresión es la que cuenta, muy impresionados quedamos cuando transitando por la pista próximos al Omo jóvenes Surmas saltaban y gritaban a nuestro paso. Esa misma tarde en Tulgit pocos kilómetros antes de llegar a nuestro destino final Kibish, empezamos el proyecto en el primer poblado Surma que encontramos.


Al principio, como siempre, fueron los niños los primeros en apuntarse a hacerse las fotos, incluso se pintaban para salir más guapos. Al poco rato ya eran las mujeres con sus platos en los labios y mayores con sus palos los que venían a pedirnos que les fotografiásemos, de tal manera que las impresoras no paraban de trabajar. Se había roto el hielo.


Los Surma, al igual que muchos pueblos de la zona se dedican al pastoreo y en la mayoría de los casos van armados con Kalashnikov, entregados por el propio gobierno para intentar mantener las fronteras controladas con el resto de los países. Solía acompañarnos un Surma llamado Arbula, jefe de la tribu que en su juventud había ganado cinco veces seguidas la Donga, por lo cual era muy respetado.


Asistimos un par de veces a la célebre lucha con palos del pueblo Surma (Donga), cuando llegaban las cinco de la tarde nos invitaban a marcharnos por nuestra seguridad. Arbula no permitía quedarnos más tiempo pues se ponían violentos, a medida que pasaban las horas iba haciendo efecto el maíz fermentado que bebían y llegaban a disparar indiscriminadamente con el Kalashnikov.


Las caras pintadas, sus escarificaciones, los cánticos en la noche, el cielo estrellado, el griterío de la Donga, los amigos que hicimos, las ancianas Surma fumando en pipa,... pero un recuerdo queda por encima del resto: los niños enseñándose las fotos unos a otros… y sus sonrisas.

 

 
 
Creative Commons License
Una foto, una sonrisa by www.unafotounasonrisa.es is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial-Sin obras derivadas 3.0 Unported License.